Pumalin: un monton de lugares que hay que conocer

Expresiones de los niños con características resilientes

Grotberg (1995) ha creado un modelo donde es posible caracterizar a un niño resiliente
a través de la posesión de condiciones que en el lenguaje se expresan diciendo:
“Yo tengo”, “Yo soy”, “Yo estoy”, “Yo puedo”
En todas estas verbalizaciones aparecen los distintos factores de resiliencia, como la autoestima,
la confianza en sí mismo y en el entorno, la autonomía y la competencia social.
A su vez, la posesión de estas atribuciones verbales puede considerarse como una fuente
generadora de resiliencia.

Leer el resto de esta entrada »

RESILIENCIA: niños

RESILIENCIA

La resiliencia es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves. La resiliencia se sitúa en una corriente de psicología positiva y dinámica de fomento de la salud mental y parece una realidad confirmada por el testimonio de muchísimas personas que, aún habiendo vivido una situación traumática, han conseguido encajarla y seguir desenvolviéndose y viviendo, incluso, en un nivel superior, como si el trauma vivido y asumido hubiera desarrollado en ellos recursos latentes e insospechados. Aunque durante mucho tiempo las respuestas de resiliencia han sido consideradas como inusuales e incluso patológicas por los expertos, la literatura científica actual demuestra de forma contundente que la resiliencia es una respuesta común y su aparición no indica patología, sino un ajuste saludable a la adversidad.

Leer el resto de esta entrada »

Ser Asperger: astronautas sociales

SER ASPERGER SIGNIFICA QUE LO QUE ES NORMAL PARA TODOS NO LO ES PARA ELLOS.

Están desprovistos del equipo para sobrevivir en este mundo.  Tienen dificultad para entender las intenciones de los demás.  No captan las reglas implícitas del juego, ni comprenden las bromas, chistes, metáforas.  Son  inflexibles de mente y comportamiento, interpretan todo literalmente, son inocentes sociales, no saben actuar frente a una situación nueva.  Les falta empatía, no pueden percibir intuitivamente los sentimientos de las otras personas